Consejos Para Inmigrantes Recién Llegados Para Ahorrar Dinero

¡Felicidades! Lograste llegar a un nuevo país. Estás en una casa nueva, tienes un nuevo trabajo y estás empezando una nueva y emocioante vida.

 

Aquí hay unos tips sencillos para ahorrar dinero cuando recién te mudas a otro país.

 

 

Simplemente ahorra

 

Cuando recién llegues a un nuevo país y empieces un nuevo trabajo, sé ahorrativo. Ahorra tanto como puedas de tu salario. Puede ser tentador despilfarrar para sentirte en casa, explorar tu área y turistear, pero no vayas a terminar gastando todo tu sueldo cada mes durante los primeros seis meses. Nunca sabes qué gastos inesperados puedan presentarse, especialmente al inicio. Esto hará que empieces tu nueva vida con el hábito de ahorrar, y deberías seguir así con el paso del tiempo.

 

 

Que no te dé pena usar tus contactos

 

Allá en casa no dudarías en solicitar las habilidades legales de tu colega en el trabajo, o las destrezas de mantenimiento de tu vecino. Que tampoco te dé pena hacer esto en tu nuevo país. Es claro que no tendrás tantos contactos al inicio, pero si alguien en el trabajo te dice que su esposa o esposo sabe hacer algo que tú necesitas, que no te dé miedo preguntar. No tienes que rogar por una ganga, pero podrías obtenerla de todos modos.

 

Enamórate de nuevo de la cocina

 

Vivimos en una época en la que puedes comprar arroz precocido y empcado. Si estabas acostumbrado a los lujos como comidas preparadas e incluso verduras peladas y precortadas, tendrás que olvidarte de ello. Compra verduras en el mercado con todo y raíces, tierra y cáscara; así será mucho más barato, y puedes invertir tiempo de calidad en familia preparando la comida juntos. Compra pollo congelado al mayoreo y úsalo poco a poco en vez de comprar tiras de pollo sin hueso. Aprenderás a amar la cocina de nuevo y tu comida sabrá mucho más rica. Es una situación en la que todos ganan.

 

Aprende a invertir en las personas, no en las cosas

 

Cuando te mudas a otro país, estarás tentado a comprarte la ropa, los zapatos y los productos de belleza que no están disponibles en tu país de origen. Aunque es perfectamente aceptable querer consentirte con tu propio dinero, no dejes que se te haga costumbre el despilfarrar. Mejor invierte tiempo en tu familia: días de campo en el parque, un día en la playa o una caminata en alguna área cercana. Un estudio mostró que gastar grandes cantidades de dinero en nosotros mismos tiende a dejarnos con sentimientos de ansiedad y de culpa mientras que pasar tiempo de calidad con la gente que nos inspira hace exactamente lo contrario.

 

 

 

Empieza un club de ahorradores

 

Junta nueve amigos y pongan $100 cada mes. Hagan un sorteo para elegir quién recibe todo el dinero el primer mes y túrnense para que cada uno reciba los $1000 cada mes. Si tu nombre es uno de los primeros, tendrás un préstamo simple y con pocos intereses. Si tu nombre sale a lo último, simplemente estarás ahorrando un montón mientras ayudas a tus amigos a hacer lo mismo.

 

 

Evita usar trajeta de crédito

 

Aunque quizás necesites una tarjeta de crédito para ciertas cosas, evita usarla para objetos de lujo a como dé lugar. Si quieres (o necesitas) hacer una gran compra, mejor ahorra. Así tu compra no generará intereses – lo cual ya te ahorra un montón de dinero – y gastarás mucho menos. Algunos estudios indican que las personas suelen gastar mucho más cuando usan su tarjeta de crédito que cuando pagan en efectivo. Adopta este hábito de usar efectivo.

 

 

Envía dinero a tu país

 

Muchos inmigrantes recién llegados envían parte de su dinero de vuelta a casa, ya sea para ayudar a su familia o para pagar las cuotas de la escuela o la universidad de los hijos que no pudieron acompañarlos. Si tú eres uno de ellos, no envíes efectivo. Usa un servicio de transferencia de dinero internacional. Los costos son mínimos y es fácil y rápido . Recuerda considerar estos pagos cuando hagas tu presupuesto cada mes.

 

Un estudio concluyó que el dinero donado o los regalos a otros hacen que se produzca un químico en el cerebro que causa que te sientas feliz, sociable y relajado.