Criar niños responsables

Aunque no lo admita, ¿le preocupa que el niño consentido que grita en la caja del supermercado sea como su hijo?

Criar niños siempre ha sido difícil, pero en el mundo liberal actual centrado en el niño, las cosas se han vuelto aún más complicadas. Equilibrar las necesidades de los niños con las necesidades de la familia en su conjunto requiere que los padres planifiquen una estrategia factible y luego encuentren el coraje para cumplirla.

ESTABLECER UN SISTEMA DE VALORES FAMILIARES

Los niños son demasiado listos para caer en el “Haz lo que yo digo, no lo que yo hago” o en la filosofía “Hazlo porque yo lo digo” que muchos padres aplican. Una familia exitosa es un equipo fuerte donde todos los miembros compran en un sistema común de valores.

Entonces, ¿cómo establece este sistema de valores con sus hijos?

*          Base sus valores familiares en lo que verdaderamente cree que es ético y legal, y luego comprométase a demostrar estos valores a través de su propio comportamiento. Si es grosero y agresivo con sus hijos o con otras personas, no se sorprenda cuando sus  hijos se conviertan en matones tanto en casa como en la escuela.

*          No permita que sus hijos pongan a uno de los padres contra el otro. Resuelva los desacuerdos con su pareja lejos de sus hijos, para no quitarse autoridad entre sí delante de ellos.

*          Ayude a sus hijos a comprender que es responsable de su seguridad, salud y bienestar, por ende ciertas reglas no son debatibles.

*          Prohíba palabras hirientes –como estúpido, por ejemplo, en las interacciones familiares. Si se espera que los niños sean educados y respetuosos en el hogar, es más probable que se comporten de esa manera en la escuela y en la sociedad.

*          A medida que sus hijos crezcan, involúcrelos en las decisiones familiares. Preste atención a sus opiniones y sugerencias.

*          No sea una de esas familias que se ahogan en el caos. Dele a sus hijos ciertas responsabilidades, como hacer sus camas, mantener sus habitaciones razonablemente ordenadas, mantener el baño limpio e higiénico, o ayudar a preparar u ordenar después de comer.  Todos deberían tener la responsabilidad de hacer de su hogar un lugar agradable y cómodo para estar.

*          Sea flexible y esté preparado para cambiar ciertas reglas, siempre y cuando no entren en conflicto con sus valores básicos.

*          Confíe en sus hijos y permítales hacer, y aprender de sus propios errores, siempre que ello no comprometa su seguridad.

*          Cuando lo decepcionen, como a veces lo harán, enséñeles a asumir la         responsabilidad de lo que han hecho. Ellos necesitan saber que usted aún los ama,       incluso cuando se comportan mal.

*          Los niños se molestan mucho con la injusticia, así que admita sus propios errores cuando haga algo mal, y pídales disculpas a ellos o a otras personas, cuando se equivoque. Con esto podrá           esperar que sus hijos tengan el mismo comportamiento.

 

AYUDAR A SUS HIJOS A SER FINANCIERAMENTE RESPONSABLES

Uno de los mejores regalos que les puede dar a sus hijos es enseñarles a entender el valor del dinero. Esto es cierto tanto si es rico como si no lo es.

Una buena idea es crear formas para que los niños ganen ingresos en el hogar, pagándoles por hacer trabajos adicionales, no los que se espera que hagan todos los familiares. Si les da a sus hijos un recibo de sueldo que detalle lo que han hecho y lo que han ganado, les mostrará que ganar dinero es un trabajo serio y necesario, y que valora sus esfuerzos.

Una vez que los niños reciban su paga, ayúdelos a asignar el dinero tal como usted lo hace con los ingresos de su familia. Abra una cuenta de ahorros para cada niño y ayúdelos a planificar cómo utilizar el dinero, no solo para comprar lo que deseen, sino también para ahorrar. Además, podría ser una buena idea presentarles la forma digital de transferir dinero a una cuenta bancaria, ya que es muy probable que el dinero futuro esté en forma digital. Ver cómo el saldo aumenta un poco cada mes puede volverse adictivo.

La mayoría de los niños tienen todo tipo de cosas que ya no usan, así que aliéntelos a donar o vender algunas de sus pertenencias antes de comprar más. Existen diversos sitios web y tiendas de segunda mano que ofrecen una gran variedad de artículos casi nuevos a precios de ganga.

Si tiene la perseverancia para seguir estrategias de crianza saludables, las recompensas valdrán cada cabello gris que le haya salido en el proceso.