Administrar un negocio en el extranjero viviendo en Estados Unidos

Administrar su negocio en el extranjero desde Estados Unidos puede plantear algunos desafíos únicos. Estas complicaciones pueden agravarse si no se habla inglés en el país donde tiene su negocio. Quienes superen estos obstáculos disfrutarán de lo mejor de ambos mundos: un estilo de vida estadounidense junto con una sólida afluencia de ingresos proveniente de un negocio extranjero.

 

Abrir un negocio

Establecer un negocio en el extranjero requiere hacer un viaje inicial. Es posible que tenga que hacer varios viajes a su mercado objetivo y, incluso, que deba permanecer en el extranjero durante períodos prolongados. Una vez que haya hecho su investigación, entendido el mercado, planificado su estrategia y contratado personal confiable, estará listo para abrir su negocio. No obstante, antes de que este pueda comenzar a funcionar, como extranjero, se espera que cumpla con las formalidades relacionadas con los permisos y la tributación. La mayoría de los países también requerirán que obtenga una visa especializada que será clasificada como inversión, negocios o trabajo. La categoría de la visa dependerá del país y del tipo de negocio que desee administrar.

 

Operar su negocio

Una vez que su negocio en el extranjero esté en marcha, podría intentar automatizar algunos procesos. Sin embargo, deberá estar preparado para hacer viajes ocasionales a fin de asegurar el éxito y el crecimiento continuos de su negocio en el extranjero. En el transcurso de la administración de este, podría tener que abordar los siguientes temas desde suelo estadounidense.

 

Tender un puente sobre la brecha demográfica

Suponiendo que ha superado los desafíos lingüísticos estableciéndose en un país angloparlante, aún tendrá que abordar las asimetrías culturales. Además, el contraste entre diferentes zonas horarias podría ser considerable. Por ejemplo, entre las zonas horarias de Londres y California hay una diferencia de ocho horas. Deberá estar preparado para manejar a sus empleados en el exterior durante horarios que pueden parecer inusuales según la convención estadounidense.

 

Asuntos reglamentarios y de personal

Delegar eficazmente es fundamental para operar su negocio de forma remota. Al delegar responsabilidad, también deberá transferir autoridad de modo proporcional. Esto podría implicar que otorgara a un empleado confiable del extranjero algún poder de representación para actuar en su nombre y para tomar algunas decisiones comerciales. Deberá encontrar y contratar profesionales de confianza que posean las habilidades necesarias. Esto es especialmente cierto en los dominios en los que usted podría no tener conocimiento, principalmente en la ley tributaria local, la ley laboral y otras formalidades administrativas. La contratación de profesionales locales certificados y experimentados para abordar asuntos reglamentarios puede ayudar mucho a agilizar las cosas y a hacer su trabajo más sencillo. Es posible que también necesite uno o más directivos calificados que residan en el extranjero, dependiendo de cuánto planee participar en el funcionamiento diario de su negocio.

 

Gestión del personal

La gestión de los empleados puede ser bastante demandante sin la complicación añadida de la distancia geográfica. Para administrar un negocio en el extranjero, deberá establecer canales de comunicación fiables y eficaces. Esto se aplica no solo al teléfono y al correo electrónico, sino también a la comunicación postal, de la cual no podrá prescindir. También deberá establecer canales seguros para las transferencias de dinero, lo cual será necesario para asegurar un flujo de ingresos constante. El envío de dinero a través de las fronteras a escala comercial, por lo general, requiere mecanismos detalladamente formulados que se deben aplicar de conformidad con las leyes de ambos países. Es posible que deba registrar su negocio con direcciones físicas en ambas ubicaciones (no solo una casilla de correos) a fin de demostrar que este tiene una presencia física.

 

Gestión de las partes interesadas

Los negocios suelen compararse con las guerras. Necesitará fuertes aliados en forma de socios expertos en canales. Tener colaboradores con habilidades complementarias a las suyas puede ser fundamental para el éxito de su negocio en una ubicación geográfica lejana.

 

Administrar en línea un negocio en el extranjero

Algunos de los desafíos de poseer y dirigir un negocio en otro país se pueden mitigar operando en línea. Por ejemplo, una presencia de marca en línea que sea clara y consistente puede ayudar a superar muchos matices culturales y a mejorar la aceptación de sus productos en una cultura extranjera. Los mecanismos de pago en la web y la conversión de divisas en línea pueden simplificar la mayoría de los aspectos operativos. Realizar transacciones en línea también le permitirá prescindir de algunos intermediarios y llegar a sus clientes en menos pasos. De este modo, acortará los plazos de ejecución y aumentará la rentabilidad. Si puede rediseñar sus servicios de tal manera que puedan ser administrados total o parcialmente en línea, se beneficiará de un control mucho más directo de la experiencia del usuario final. Dependiendo de su modelo de cumplimiento, un negocio en línea también podría liberarlo, en gran medida, de padecer los inconvenientes causados por las diferencias entre las zonas horarias.