Me llamo Sharon y soy Ria.

Hoy nos sentamos a charlar con la propia Gerente de Marketing de Búsqueda de Ria, Sharon Vallar, y hablamos sobre los recuerdos de su infancia en Filipinas, sus viajes y por qué envía su dinero con Ria.

Empecemos con lo básico. ¿Qué haces en Ria?

Manejo las campañas de marketing de búsqueda de Ria, tanto orgánicas como de pago. Para decirlo de manera más sencilla, digamos que vas a Google y quieres buscar “transferencia de dinero”. Google te mostrará una lista con todos esos resultados, pero ¿cómo decide el orden en que aparecerán? Mi trabajo consiste en asegurarme de que Ria aparezca en la parte superior de la lista. Esto se llama “Optimización del motor de búsqueda”.

Entonces, ¡eres una especialista en Google! Tener esa habilidad es muy bueno. Ahora, si tuvieras que describirte en solo 5 o 6 palabras , ¿qué dirías?

Creo que soy valiente y audaz. No tengo miedo de correr riesgos. Aunque no lo creas, soy un poco tímida. Creo que le dicen, introvertida social. También soy aventurera. Me encanta aprender y soy muy curiosa.

sharon i am riaAl describirte como una persona audaz, ¿cuál sería una de las cosas más locas que has hecho alguna vez?

En el 2008, me fui sola de viaje con una mochila por el sudeste asiático. Dejé mi trabajo, vendí todo lo que tenía y estuve viajando por Malasia, Tailandia, Camboya y Vietnam durante casi 2 meses. Fue una de las mejores cosas que he hecho en mi vida.

 ¡Hablas de una experiencia increíble! Y una que requiere bastante independencia. Ya sé que naciste en Janiuay, Iloilo y que has estado en los EE. UU. desde 2009. ¿Qué extrañas de vivir en Filipinas?

Extraño las playas y a mi familia. Y la cultura. Es muy diferente. No es que sea mejor ni peor, simplemente es diferente.

¿Diferente de qué manera?

Una de las cosas que me viene a la mente, en términos de diferencias, es la independencia de los norteamericanos. Cuando cumplen 18 años, todos quieren irse de las casas de sus padres y se van a vivir solos, o incluso se mudan a otras ciudades.

En Filipinas, es muy distinto. La familia está muy entrelazada a cada segundo, cada minuto, de nuestra vida cotidiana. Por eso, allí los padres quieren mantener a sus hijos en casa el mayor tiempo posible.

¡Es una locura! A los 18 años, no veía la hora de irme de la casa de mis padres. ¿La mayoría de los niños acatan la solicitud de sus padres de quedarse en casa?

Sí, muchos adultos viven con sus padres, incluso después de casados. Mi hermana vive un poco en la casa de mis padres y otro poco en la de los padres de su esposo. No tiene un hogar propio, a pesar de ser médica. Y seguir viviendo con tus padres no se considera una debilidad o un perjuicio como lo es aquí. Así es como siempre ha sido. Si hay una habitación extra en la casa, ¡te quedas allí! Es solo sentido común.

Bueno, es difícil discutir sobre el sentido común. Cuéntame, ¿hay algo que la mayoría de la gente no sepa sobre Filipinas?

 ¡Allí se hablan más de 100 dialectos! Yo nací en las Filipinas occidentales, pero pasé la mayor parte de mi niñez en el sur de Filipinas, por lo que puedo hablar tres de los idiomas principales. Si cruzara a la próxima isla, la gente podría estar hablando de mí, y yo no tendría idea de lo que están diciendo. Los idiomas son muy diferentes en términos de entonación, acentos, e incluso hay diferencias en las propias palabras. Una historia que me gusta contar es que el significado de la palabra “pies” en mi ciudad natal difiere mucho si viajas apenas una hora hacia el norte de la ciudad.

Parece que podría haber bastantes problemas de traducción. ¿Cuál es uno de tus recuerdos favoritos de la infancia?

Crecí en un lugar en Surigao del Sur que era básicamente una selva inmensa. Escuchaba a diario el sonido de los cálaos. Los fines de semana, iba con mis amigos a un parque cercano donde nos encontrábamos con tribus de monos. Por supuesto, a los niños de nuestro grupo les gustaba provocarlos. Lo curioso es que los monos nos hacían lo mismo y nos arrojaban frutas y semillas.

Antes mencionaste que la familia es un componente muy importante en la cultura filipina. ¿Ha sido difícil vivir separada de tu familia?

 Por supuesto, me enfrenté a algunos desafíos mientras viví aquí sin mi familia, pero eso me hizo conocerme a mí misma y me ayudó a ver de lo que soy capaz. Me mantengo en contacto con ellos regularmente e incluso les envío dinero para las fiestas, los cumpleaños y para ayudarlos cuando tienen dificultades financieras.

A la hora de enviar dinero al exterior, ¿qué es lo más importante cuando tienes que enviarle dinero a tus seres queridos?

Al enviar dinero, priorizo dos cosas. Primero, la confiabilidad. Que el dinero que estoy enviando llegue adonde debe ir, pase lo que pase. Y segundo, la seguridad. Trabajé mucho para ganar lo que estoy enviando, por lo que saber que mi dinero estará seguro y que llegará a las manos adecuadas me da tranquilidad.

He enviado dinero en numerosas ocasiones con Ria, y nunca me ha fallado. Sé que puedo contar con la empresa para la cual trabajo para enviar mi dinero donde deba ir. Y eso me hace sentir muy bien.